Quo Vadis, Cogitans

19,90

QUO VADIS, COGITANS es un breve ensayo sobre la actual especie humana, sobre sus oportunidades y amenazas, fortalezas y debilidades.

El año 1756 Carl Linneo la clasificó como Homo Sapiens. Erróneamente, pues los hechos, siempre tozudos, siempre irrebatibles, han evidenciado que Homo, un producto de la Naturaleza, es un ser bipolar, un híbrido de Mal y Bien. Dotado de una colosal capacidad de pensar y hacer, posee, como reverso innato, un implacable instinto depredador contra todo lo existente.
¿Cabe, pues, considerarlo Sapiens? En absoluto. El adjetivo que mejor lo indentifica es Cogitans.
Nace por azar, sobrevive por instinto y muere por necesidad. Después de 300.000 años, sigue ignorando quién es y cuál es su lugar en el Universo.
El acertado apotegma délfico, “Conócete a ti mismo”, y el cuerdo aforismo protagórico, “El hombre es la medida de todas las cosas”, siguen siendo, incomprensiblemente, territorios ignotos.
No ha sido suficiente que numerosos y lúcidos personajes, Homenots, a lo largo de la Historia hayan ido sembrando buenas semillas. Aún no han fructificado, pero, a pesar de todos los innumerables y alarmantes quejidos y lamentos, en el fondo de esa caja de Pandora que es la Humanidad, sigue viva y anhelante la semilla de la Esperanza.

Categorías: , Etiquetas: ,

Descripción

QUO VADIS, COGITANS es un breve ensayo sobre la actual especie humana, sobre sus oportunidades y amenazas, fortalezas y debilidades.

El año 1756 Carl Linneo la clasificó como Homo Sapiens. Erróneamente, pues los hechos, siempre tozudos, siempre irrebatibles, han evidenciado que Homo, un producto de la Naturaleza, es un ser bipolar, un híbrido de Mal y Bien. Dotado de una colosal capacidad de pensar y hacer, posee, como reverso innato, un implacable instinto depredador contra todo lo existente.
¿Cabe, pues, considerarlo Sapiens? En absoluto. El adjetivo que mejor lo indentifica es Cogitans.
Nace por azar, sobrevive por instinto y muere por necesidad. Después de 300.000 años, sigue ignorando quién es y cuál es su lugar en el Universo.
El acertado apotegma délfico, “Conócete a ti mismo”, y el cuerdo aforismo protagórico, “El hombre es la medida de todas las cosas”, siguen siendo, incomprensiblemente, territorios ignotos.
No ha sido suficiente que numerosos y lúcidos personajes, Homenots, a lo largo de la Historia hayan ido sembrando buenas semillas. Aún no han fructificado, pero, a pesar de todos los innumerables y alarmantes quejidos y lamentos, en el fondo de esa caja de Pandora que es la Humanidad, sigue viva y anhelante la semilla de la Esperanza.

 

Información adicional

Autor

Francisco Minoves

Título

Ir a Arriba