Miguel Ángel Iglesias

    Nacido en Madrid. Estudios de Graduado Escolar.

    «Nunca me imaginé que algún día sería partícipe de un libro que contará las experiencias vividas por personas como yo, personas que viven en un mundo en el que impera el silencio, en el que los sonidos no existen alrededor. No hay voces, ni ruidos. Susurrar al oído significa signar a escondidas para que nadie pueda ver lo que nos decimos. Sustituimos los silbidos por señales con las manos que capten la mirada de la persona con la que queremos hablar; y modulamos la intensidad de lo que expresamos moviendo nuestras manos rápida o lentamente y cambiando la expresión de nuestro rostro».

    Coautor de Sordo ¡y qué!