Vientres de alquiler

15,90

Para un puñado de personas hay un fin que justifica sus medios a pesar de ir en contra de lo establecido por ley y de pisotear los derechos humanos de las mujeres. Son los que defienden su deseo extremo de ser padres y madres a costa de explotar el cuerpo y la dignidad del útero que alquilan a mujeres pobres bajo el pretexto de la elección personal.

La abogada Núria González destapa los intereses ocultos detrás de términos asépticos como maternidad subrogada, padres comitentes, producto final, donaciones o compensaciones, denunciando la realidad de los vientres de alquiler, padres contratantes, bebés cosificados y mercantilizados y el pago del precio estipulado por una práctica ilegal en España y permitida en solo 12 países de todo el mundo.

Disponible para reserva

Descripción del producto

Vientres de alquiler: para un puñado de personas hay un fin que justifica sus medios a pesar de ir en contra de lo establecido por ley y de pisotear los derechos humanos de las mujeres. Son los que defienden su deseo extremo de ser padres y madres a costa de explotar el cuerpo y la dignidad del útero que alquilan a mujeres pobres bajo el pretexto de la elección personal.

La abogada Núria González destapa los intereses ocultos detrás de términos asépticos como maternidad subrogada, padres comitentes, producto final, donaciones o compensaciones, denunciando la realidad de los vientres de alquiler, padres contratantes, bebés cosificados y mercantilizados y el pago del precio estipulado por una práctica ilegal en España y permitida en solo 12 países de todo el mundo.

González se avala del prólogo y el epílogo de dos voces  reconocidas internacionalmente como las de la feminista Alicia Miyares y el abogado penalista Manel Ollé. Junto a ellos se deja claro que el “contrato de arrendamiento de útero” es abusivo porque se convierte en un negocio capitalista y patriarcal con consumidores sin ningún tipo de límite, que cosifica a la mujer y también al recién nacido y sella el destino de ambos, separándolos de modo irrevocable.

Nuria González es licenciada en Derecho y Máster en Derechos Humanos por la UNED con especialidad en Bioética. Es miembro de los Servicios Jurídicos de la UGT de Catalunya y del Turno de Oficio de Violencia de Género en Barcelona. También trabaja como asesora jurídica para varios ayuntamientos en Barcelona y Tarragona.  En 2013 se fue a vivir a México donde trabajó dentro del movimiento feminista mexicano a favor de los derechos humanos de las mujeres en varios estados de la república, especialmente en el Estado de México, donde trabajó en programas del gobierno estatal para el diagnóstico y la mejora de la situación de las mujeres presas en las cárceles del Estado de México.

También trabajó para varias organizaciones de mujeres indígenas, lo que la llevó en 2014 a ser Jueza del Tribunal de Derechos Humanos de las Mujeres Indígenas en la Conferencia Mundial de los Pueblos Indígenas de la ONU.  En México fundó L’Escola AC, organización pro derechos humanos que preside, y que tiene sede en España.  Desde 2017 ha estado dando voz a mujeres desprotegidas como en el caso de Juana Rivas; presionando al gobierno para que se evite la legalización de un sindicato de proxenetas o exigiendo que se cumpla la ley para que los ricos dejen de comprar a mujeres pobres para tener hijos a la carta.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Vientres de alquiler”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *